Testimonio misionero de Lola Muñoz tras su estancia en Bolivia

Testimonio misionero de Lola Muñoz tras su estancia en Bolivia

¡¡¡20 años!!!… 20 años de aquel verano. Verano de 99 en el que éramos enviados a vivir aquella fantástica e inolvidable experiencia misionera que nos dejaría una gran huella.

Acogidos por la comunidad misionera de Honduras fuimos invitados a convivir y ser partícipes de su caminar. Conocimos y colaboramos, pero, sobre todo, aprendimos y crecimos en los diferentes proyectos que se llevaban a cabo. ¡Ay, aquella campaña infantil, con el lema “La Solidaridad” cuánto nos calaría! Nos hicieron sentir parte de ellos, ser uno más.

Este año he podido celebrar el vigésimo aniversario de aquella vivencia junto con la comunidad misionera de Bolivia, formada por la familia Sánchez Lanza, a la cual estoy enormemente agradecida por invitarme a pasar el verano.

Gracias por este maravilloso reencuentro, por avivar la llama que se encendió años atrás. Por recordarme que “CUALQUIEN LUGAR ES EL CENTRO DEL MUNDO, CUALQUIER HUMANO ES EL MÁS IMPORTANTE, CUALQUIER MOMENTO LA ANSIADA ETERNIDAD”, como decía el amigo Guillermo Anderson.

Ha sido tan bonito y tan gratificante poder comprobar que da igual el lugar o el tiempo que pueda haber pasado: la esencia… Permanece. Te acogen, hacen sentir tuya su mesa, ser un miembro más de la familia. Caminan junto a ti y te enriquecen de tal forma que te ayuda a crecer un poquito más, a sentirte MISEVI.

Toda mi admiración y respeto por todos y cada uno de los misioneros, por vuestra entrega y la fabulosa labor que hacéis. Al pueblo sacabeño, decirle que me tienen conquistada, por el derroche de cariño y atenciones que me han ofrecido, por sus lecciones de vida y esas dosis de sencillez son las que hacen que tan grande sea todo.

Gracias por hacerme sentir en casa desde el primer momento y por haberme hecho tan fácil el día a día durante mi estancia. No sé si una pequeña parte de mí se quedó allí o una gran parte de allá me la traje conmigo. El caso es que más llena no he podido regresar.

¡GRACIAS POR LO VIVIDO Y COMPARTIDO!

Lola Muñoz

Leave a Reply

Your email address will not be published.