Un juguete, una ilusión

Un juguete, una ilusión

Desde nuestra Comunidad en Honduras, comparten esta experiencia con todos nosotros:

El mes de septiembre de este año ha sido muy especial. Hemos sido beneficiados con doscientos juguetes donados por la Fundación Crecer Jugando en colaboración con Radio Nacional de España, que con tanta generosidad han repartido como bien dicen: un juguete, una ilusión.

En la parroquia Santa Cruz de Barra Patuca, departamento de Gracias a Dios, conocida más cariñosamente como La Moskitia hemos repartido en el marco de la celebración del 400 aniversario del nacimiento de la Congregación de la Misión de San Vicente de Paúl, los magníficos camiones, las preciosas muñequitas, los cubitos y moldes con sus palitas y rastrillos, los mejores balones del futbol, los suaves peluches, las raqueteas de los mejores campeonatos de pelota, etc.

Las fotografías son las mejores palabras para expresar la alegría que ha supuesto para estos niños y niñas miskitos que con mucha dificultad ven algún juguete, mucho menos tener uno en sus manos.

Damos fe que están jugando con ellos. Los camiones han movido toneladas de arena y están rayados en la chapa, los balones ya han sido hinchados varias veces de tanto y tanto rodar, la muñequitas tienen los mejores roperos y han comido los más exquisitos atoles de arroz y flores, los cubitos de playa que han cargado litros y litros de agua del pozo a la casa, los peluches que han dormido acurrucados en las hamacas de tantos bebes, las raquetas que por no tener frontón ha terminado jugando a beisbol también han tenido vida.

Y lo mejor de todo, hemos guardado unos pocos para los que han llegado durante el año al refuerzo para aprender a leer, a escribir, los números… porque en la escuela no han sabido ilusionarles con nada. En noviembre, que finalizaremos las actividades, habrá otro día lleno de ilusión porque habrá muchos juguetes en las manos y en los ojos de estos niños y niñas que tienen además alguna letra y muchas palabras en su corazón.

Gracias por su afán de repartir ilusión, la alegría de estos días seguirá presente aunque los juguetes hayan dado su vida por estos niños y niñas miskitos.

¡Un abrazo y adelante!

Responder

Tu dirección de email no será publicada